Mostrando entradas con la etiqueta Drama. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Drama. Mostrar todas las entradas

jueves, 7 de diciembre de 2017

{Reseña} Siempre Blue, de Amy Harmon.

356 páginas
Oz Editorial
Autoconclusivo
Romántica/Juvenil
❤❤❤❤❤



Sinopsis


Blue Echohawk no sabe quién es. Ignora su nombre real y cuándo nació. Abandonada a los dos años y criada por un vagabundo, no fue al colegio hasta los diez. Sin padres y sin futuro, Blue es una estudiante difícil en el instituto. Dura, muy sexy y plenamente consciente de ello, es todo lo contrario de Darcy Wilson, el joven profesor británico que asume el reto de acoger a la joven bajo su ala y enseñarle qué es la vida. Esta es la historia de una persona perdida que se encuentra a sí misma y de una relación improbable, plagada de obstáculos.










lunes, 24 de julio de 2017

{Crítica de cine} La Ola, de Dennis Gansel.

Dirección: Dennis Gansel
Guion: Dennis Gansel, Peter Thorward
110 minutos
Alemania
Drama
❤❤❤❤

Sinopsis



En Alemania, durante la semana de proyectos, al profesor de instituto Rainer Wenger se le ocurre hacer un experimento para explicar a sus alumnos el funcionamiento de un régimen totalitario. En apenas unos días, lo que parecía una prueba inócua, basada en la disciplina y el sentimiento de comunidad, va derivando hacia una situación sobre la que el profesor pierde todo control.

















¡Hola, cazadores! 

Sé que cada vez cuelgo menos cosas y me paso menos por vuestros blogs, pero este verano apenas tengo tiempo de nada, y tengo que quitarle tiempo al mundo virtual. También estoy pasando por una pequeña crisis lectora que, encima, el libro que tengo entre manos no me está ayudando a superar para nada. Pero en fin... he querido sacar tiempo (aunque sea de madrugada) para traeros una crítica de cine, ya que hacía un montón que no os traía ninguna. 


La película de la que os voy a hablar hoy es La Ola, de Dennis Gansel, film en el que  conoceremos a Rainer, un peculiar profesor de ciencias políticas que decide dar una nueva perspectiva al proyecto escolar que le encasquetan casi a la fuerza, a raíz de la semana de proyectos del instituto. Sabe que el tema de la autocracia no es nada atractivo, ni para él ni para sus alumnos, así que intenta dar a la clase un giro de ciento ochenta grados, y en menos de una semana convierte a los chicos en un pequeño ejemplo de una sociedad llevada por los totalitarismos. En apenas seis días, sus alumnos pasan de ser unos chicos separados por sus diferencias, sus ideales y sus orígenes, a una facción unida por un mismo mensaje, uniforme y saludo. Y una misma denominación, que para ellos lo significará todo: La Ola. 

La verdad es que, la primera vez que vi esta película, me sorprendió muchísimo, tanto por la historia que nos cuenta como por el sitio dónde está contada. Y me explico: la trama, que nos habla de dictadura, totalitarismo y fascismo, está ambientada en Alemania, un país que todavía parece cargar con los errores de su pasado, como si el mundo no pudiera perdonárselos. Un país en el que, después de todo lo vivido y sufrido, parece imposible que un movimiento parecido al de los nazis pueda resurgir con la misma fuerza de antaño. Pues bien, esta película desmonta esa esperanza por completo, demostrando lo terriblemente fácil que resultaría que los totalitarismos volvieran a resurgir, ya sea en Alemania  o en cualquier otro lugar, pero que la película esté ambientada en Alemania para mí tiene un mensaje muy significativo, dando a entender que ningún lugar está a salvo, por mucho que intentemos convencernos a nosotros mismos de lo contrario. 


De hecho, resulta curioso cuando al principio de la película, en el momento en que Rainer presenta el proyecto a tratar y pregunta a sus alumnos si se les ocurre algún ejemplo de dictadura, todos agachan la cabeza, negándose a contestar lo evidente. Y cuando Rainer insiste y al final uno de los chicos pone de ejemplo al III Reich, todos se apresuran a contestar que eso es imposible que vuelva a pasar allí, lo cual da qué pensar al profesor, que intenta desmontar eso hasta un punto sin retorno. Y lo que empieza siendo un simple proyecto, un sencillo experimento social, se terminará convirtiendo en una auténtica pesadilla. 



Rainer comienza poco a poco. Primero pone a sus alumnos pequeños ejercicios, con los que intenta cargar su propia figura de autoridad; así, obliga a los chicos a llamarle señor Wenger, a levantarse cuando les da el turno de palabra o a relacionarse más entre sí. Ya entonces se empiezan a escuchar las primeras voces discrepantes, aunque la mayor parte de los alumnos se sienten entusiasmados ante la mecánica con la que empieza a funcionar la clase.

Día tras día, Rainer impone sus normas a conveniencia: un mismo uniforme para todos, un saludo para el grupo o un nombre para denominarse a sí mismos. Me resultó apasionante ver cómo las normas de Rainer afectan a cada uno de los alumnos según su personalidad: la mayoría se sienten cómodos con ellas, ya que hacen nacer un sentimiento de unidad en el grupo, un mismo espíritu, entrelazando sus vidas de un modo que ninguno de ellos habría imaginado. Sin embargo, no todos están de acuerdo: es el caso de Karo, una chica de fuerte personalidad, que si bien al principio sí que ve las normas de Rainer interesantes y hasta útiles, al cabo de unos días, en los que se resiste al uniforme y a las actividades de grupo, empieza a ver cómo sus compañeros, amigos y su propio novio la dan de lado. Hasta Rainer, cada vez más entusiasmado con el proyecto, comienza a ignorar a los alumnos "rebeldes". Y todo se les terminará por ir de las manos. 

Si os gustan las películas con dosis de política o sociología, os recomiendo verla porque la verdad es que es una historia interesante, entretenida y con muchos detalles curiosos, si bien es verdad que en ocasiones se hace algo lenta. Aunque para mí la trama compensa lo suficiente esa falta de ritmo. 

En definitiva, La Ola es una película llena de significados, en la que vemos cómo hasta el más ingenuo grupo puede convertirse en un arma destructiva y arrolladora sin que sus individuos se den cuenta siquiera. Una película que nos recuerda que el pasado puede resurgir en cualquier momento y con demasiada facilidad. 


❤❤❤❤/5

···Muy recomendable···


¿Y vosotros la habéis visto?
¿Os llama la atención?
¡Un abrazote, cazadores!


miércoles, 14 de junio de 2017

{Reseña} La Calle de los Sueños, de Luca di Fulvio.

688 páginas
Editorial Debolsillo
Autoconclusivo
Narrativa/Drama
♚♚♚♚♚





Sinopsis



Nueva York, años veinte. La ciudad está en plena efervescencia, las mafias y gángsters dictan la ley. En un ambiente callejero de reyertas y miseria, Christmas, un joven inmigrante italiano, lucha por cumplir sus sueños y salir de los suburbios. Para ello tiene que enfrentarse a una realidad en la que impera la falta de prejuicios y la fuerza, reglas que no se pueden cambiar. A menos que… se tenga un don especial. Y Christmas lo tiene. Su fabulosa capacidad para contar historias hace soñar a todos los que le escuchan.












¡Hola, cazadores!

Sí, lo sé, lo sé, hace mil años que no cuelgo reseña. Pero me temo que entre el calor que hace estos días, el nuevo trabajo que me ha salido (bieeen) y que sigo estudiando como una campeona apenas tengo tiempo ni ganas para leer (menudo verano me espera). Sin embargo, he tenido que hacer un hueco para reseñar una de mis novelas favoritas de todos los tiempos. La leí por primera vez hace algunos años, y desde ese momento ha ocupado un lugar dentro de mis lecturas predilectas. Y al volver a releerla ese lugar queda más que confirmado. Es un libro muy desconocido (al menos aquí en España), cosa que no logro entender porque tiene todos los ingredientes que debe tener una gran novela. 

Se trata de La Calle de los Sueños, de Luca di Fulvio, novela en la que nos encontramos con la emocionante historia de Christmas, un chico de los barrios bajos de la Nueva York de los años veinte, hijo de una prostituta italiana que arribó a la ciudad americana en las peores condiciones posibles. Christmas se cría entre gente humilde y de muy baja ralea, por lo que muy pronto aprende a lucir la misma picardía y sagacidad que los congéneres de su misma edad... con una notable diferencia: la inventiva. Su alucinante capacidad para crear historias de todo tipo y que, a la larga, no pasará inadvertida en el Lower East Side... y tampoco más allá de él. Los Diamonds Dogs están a punto de salir a la luz, pero todo en la vida del joven Christmas dará un vuelco de ciento ochenta grados cuando se tropieza con Ruth. Ruth y su cuerpo tendido en la calle, cargado de moratones, huesos rotos y sangre. Ruth y sus ojos verdes y vacíos. Ruth y su alma rota, que Christmas intentará reparar de todas las maneras posibles a pesar de las abismales diferencias que se interponen entre ambos. 

Lo primero que debo decir de esta novela es lo mucho que me ha enamorado la pluma del autor, que cambia según la escena que esté narrando. Puede ser terriblemente cruda y realista en aquellas partes que así lo requieran (que en esta novela no son pocas), como también sabe esgrimir la ternura, el amor y la humanidad más auténticas con tan solo unas sencillas frases bien hiladas. Y a las pruebas me remito:

"Y Christmas no esperaba una respuesta. Porque quizá no la habría oído. Porque tenía los ojos fijos en los de Ruth. Porque no los recordaba tan verdes. Porque ya no había preguntas ni explicaciones. Porque todo lo de antes, el pasado y los pensamientos y las preocupaciones, era como el dibujo de un niño en la arena y que borra el impetuoso presente de las olas del mar. Y ellos eran ese mar. Sin principio ni fin."

 Hay algunas frases a lo largo del libro realmente preciosas, de esas que tienes que apuntar obligatoriamente en cualquier lado para mirarlas de vez en cuando. Y es que este libro es así: tan emocionante y precioso como duro y desgarrador en ciertos capítulos. Luca di Fulvio ha demostrado saber manejar cualquier emoción que se proponga, otorgando a la narración un realismo que deja totalmente sin aliento. 

El libro tiene exactamente 688 páginas, a letra muy pequeñita, pero os puedo asegurar que al sumergirme en él no he tenido ni un solo momento de aburrimiento. Todo lo contrario: la historia se hace ligera a pesar de ser rica tanto en narración como en personajes, algo que no es nada fácil de conseguir. Me mantuvo enganchada desde la primera página, consiguiendo sorprenderme al percatarme que entremezcla el presente de Christmas con el pasado de Cetta, su madre, hasta que ambas historias se unen a mitad del libro. 

En cuanto a los personajes, casi todos son una maravilla, tanto los "buenos" como los "malos". Para empezar, tenemos a Christmas, el auténtico protagonista, quien se ha convertido en uno de mis personajes principales favoritos debido a esa mezcla de inteligencia y picardía que demuestra a lo largo de toda la novela, así como por su desbordante imaginación que le hará llegar donde ningún otro chico del Lower East Side ha llegado antes. Y a pesar de todo, a pesar del ambiente en el que se ha criado, del pasado de su madre y de todo lo que debe dejar atrás, sigue manteniendo un corazón que no le cabe en el pecho. 

Después tenemos a Ruth, quien a diferencia de Christmas, para mí no ha sabido estar a la altura de la historia. Porque Ruth me ha parecido débil, y por muy mal que lo haya pasado, eso no puedo perdonárselo. Incluso en aquellos momentos en los que intentaba ser fuerte, me parecía que flojeaba y que la única utilidad que tenía era la de torturar a Christmas. Nada más. Y sí, esta historia tiene un pequeño tópico, pues resulta que Ruth es una chica rica, perteneciente a una familia judía del Upper East Side. Y os imaginaréis el drama que se monta cuando los caminos de Ruth y Christmas se cruzan cierta maldita noche. ¿Una chica rica judía juntándose con el hijo de una prostituta italiana? Parece que la cosa está condenada al fracaso desde el principio, ¿no? Pues a pesar de ese pequeño tópico, el romance no es para nada típico. Tiene sus más y sus menos, pero me ha parecido una historia de amor muy original y que, a pesar de Ruth, me ha gustado. 

"—Solo podré contar hasta nueve —dijo entonces Ruth y rió, de manera forzada, con el cinismo de un adulto. Porque eso es lo que ahora se advertía: que era una chiquilla que había tenido que hacerse mayor en una sola noche.
Si yo fuese tu profesor... —dijo Christmas en voz baja—, cambiaría las matemáticas por ti."


Y luego, por supuesto, tenemos al malo malísimo, a aquel que hará de la vida de Ruth —y por tanto, de la de Christmas también— un auténtico infierno. Se trata de Bill. ¿Qué decir de Bill? Para empezar, que no es el típico malvado. En general, en la literatura —sobre todo en la juvenil— los malos suelen ser bastante inteligentes y perversos, con elaborados planes maquiavélicos en sus cabezas que explican casi todas sus motivaciones. Ese no es el caso de Bill. Porque Bill, por muy psicópata que sea, no tiene ni una pizca de inteligencia; o al menos, no la que yo esperaba. Este es un personaje violento, carente de cualquier tipo de humanidad, que lo único que busca es satisfacer sus propias necesidades sin que  le importe nada más. Con él nos internaremos en los oscuros resquicios de la psicopatía, en los fondos más bajos y en el asesinato, como también nos permitirá conocer los albores de la industria pornográfica y el nacimiento de las drogas de diseño en la ciudad de Los Ángeles. 

Mención especial merecen Cetta —la madre de Christmas, que es toda una luchadora y una mujer de armas tomar, cuya determinación me ha ganado del todo—, Sal —el proxeneta de Cetta, cuya evolución a lo largo del libro es espectacular—, el señor Isaacson —el abuelo de Ruth, que me ha encantado debido a sus comentarios sarcásticos con los que mete caña a cualquiera— y Cyril —el inseparable amigo de Christmas, que es un gruñón la mar de salado—.

Hay un montón de personajes más, demasiados como para nombrarlos en esta reseña, pero me he quedado con la sensación de que el autor ha sabido describirlos tan bien, tan concienzudamente, que he podido conocerlos a todos con tan solo unas pocas palabras. 

Si os llama el mundo del crimen organizado, no hay una novela mejor. Y aunque pueda parecer un pelín larga, os aseguro que engancha y que es de lo mejor que podréis encontrar dentro de la narrativa. Ya os digo que a mí me ha enamorado lo suficiente como para convertirse en uno de mis libros favoritos. 

Resumiendo, La Calle de los Sueños es una historia cargada de crudeza, crueldad y violencia, pero que también nos muestra hasta donde puede llegar el ser humano por amor y por el deseo de libertad. Una novela emocionante y emotiva que no podrás soltar y que te mantendrá enganchado hasta un final que ni siquiera serás capaz de imaginar. 

♚♚♚♚♚/5

···Inolvidable···

¿Y vosotros sabíais de la existencia de esta novela?
¿Os atreveríais a darle una oportunidad?
¡Un abrazote, cazadores, y hasta la próxima reseña!

jueves, 11 de mayo de 2017

{Crítica de cine} Yo, él y Raquel, de Alfonso Gómez-Rejón y Jesse Andrews.

Director: Alfonso Gómez-Rejón
Guionista: Jesse Andrews
105 minutos
Año 2015
Estados Unidos
Comedia dramática
♚♚♚♚

Sinopsis






Greg pasa el último año del instituto de la forma más anónima posible, evitando todo tipo de relaciones, mientras en secreto hace extrañas películas con su único amigo. Esta situación cambiará cuando su madre le obliga a hacerse amigo de una compañera de clase con leucemia.












¡Hola, cazadores!

¡¡¡Por fin!!! Después de una semana en la que no he parado, puedo sentarme a colgar una entrada, y aunque no sea una reseña literaria, espero que la película que os traigo hoy os parezca interesante. 

No había escuchado hablar de ella hasta esta misma tarde, cuando mi novio me propuso verla, ya que la vio perdida entre los DVD y le entró la curiosidad. Yo ni leí la sinopsis, ni busqué información sobre ella, así que expectativas cero... quizá por eso haya logrado sorprenderme tanto.  

Yo, él y Raquel, (en inglés Me and Earl and the Dying Girl... Igualita la traducción del título, vaya), de Alfonso Gómez-Rejón y Jesse Andrews, trata la historia de Greg, un chico de la ciudad estadounidense de Pittsburg. Greg es un adolescente que estudia su último curso en el instituto y que vaga casi en completa soledad entre clase y clase. No, no os equivoquéis, no es un marginado. O al menos, no es un marginado a la vieja usanza. Greg se junta y habla con todo el mundo, pero sin acercarse a nadie lo suficiente como para dejarse conocer. Sonríe y habla de forma ligera, se relaciona con los demás de manera superficial, rehuyendo cualquier contacto que implique cierta intimidad. Clasifica a sus compañeros de clase en diferentes grupos, a cada cual más variopinto, pero sin unirse jamás a ninguno de ellos por  el miedo cerval que siente a ser rechazado de forma explícita. Un día, sus padres, personajes casi tan excéntricos como el hijo, le comentan que a una de sus compañeras de clase, Rachel, le han diagnosticado leucemia, y su madre obliga a Greg -y lo digo así, le obliga- a ir a casa de Rachel para tratar de animarla, a pesar de que ellos no sean amigos y solo se conozcan de vista. Y por hacer callar a su madre, Greg va a ver a Rachel, sin sospechar que ese día cambiará su vida para siempre. 

Es una película muy, muy rara... tanto por la forma de contarla como por las excéntricas personalidades de los personajes. Los diálogos son muy absurdos, pero no en el mal sentido: las conversaciones son hilarantes, pero a pesar de todo, resultan divertidas y frescas, aunque reconozco que es un humor que no suele gustar a todo el mundo y que es muy propio del cine independiente.  Pero sinceramente, a mí es una historia que me ha llegado y que me ha parecido muy especial.

Olvidaos de la típica película de chico conoce chica, chico y chica se enamoran, chica enferma trágicamente, chico pasa un auténtico infierno cuidando de la chica y, al final, chica muere en los brazos del chico. O viceversa. No es una historia de amor. No hay una pizca de romance en toda la película, y quizás esa sea una de las cosas que más me ha gustado de ella, la ausencia de la típica historia de amor trágico, lo que da pie a ensalzar otra clase de valores. Como la amistad y la familia, por ejemplo; valores que se suelen dejar de lado para dejar paso al amor adolescente.

Como protagonistas, tenemos a Greg, el chico más extraño de todo el instituto, que es obligado por su madre a visitar a una chica enferma que, en realidad, no le importa lo más mínimo. Greg cree que ha vivido bajo una capa de mentiras durante toda su vida: desde pequeño, su madre lo ha sobreprotegido, dorándole la píldora a lo bestia. Al llegar a la adolescencia y comprobar que ni el mundo ni él mismo son como su madre había pintado, se convierte en un chaval inseguro de sí mismo, cínico, desconfiado, sarcástico y algo inmaduro, lo que le hace refugiarse en la "invisibilidad". Greg se entretiene haciendo películas caseras más malas que un dolor de cabeza, en compañía de su compañero de trabajo barra amigo, Earl Jackson, un chico de los suburbios un poco conflictivo, pero que a la hora de la verdad sabe tener más sensibilidad que el propio Greg. 


Por otro lado, está Rachel, la chica que padece leucemia y que da a la vida de Greg un giro de ciento ochenta grados. Me ha gustado mucho este personaje, ya que a pesar de la cruz que le ha tocado vivir, lleva la situación con mucha valentía y entereza, siempre (o casi siempre) con una sonrisa en la cara. Y en los momentos de flaqueza, será Greg el que consiga sacarle la sonrisa de nuevo a base de comentarios absurdos y ácidos (y acciones excéntricas como el estado subhumano, el gran espectáculo de Greg). A pesar de eso, y del cariño que nacerá entre ambos, Greg tendrá que luchar contra esa parte de sí mismo que le impide conectar con su entorno y que le impulsa a alejarse de Rachel, algo que el mundo entero parece tratar de impedir por todos los medios. 

Como secundarios tenemos a Denise, la madre de Rachel, una mujer que intenta ahogar sus penas de madre soltera en alcohol; a McCarthy, el profesor de Historia de Greg, que es todo un zumbado; a Madison, la chica más popular del instituto que intenta ayudar en la medida de lo posible a Greg y a Rachel; y a los padres de Greg: la madre es una histérica de manual y el padre es un colgado de la vida, un profesor de Sociología que tiene un rollo muy raro con su gato, el señor Andrews. Todos los personajes tienen su parte excéntrica, quizás por eso el largometraje me resulte tan atrayente, ya que reconozco que cuanto más peculiares y extraños sean los personajes, más me convencen. 



La primera parte de la película está cargada de gags propios de las comedias adolescentes: chicos de hormonas revueltas, hundidos en la vorágine de los institutos estadounidenses y más preocupados por frivolidades varias que por los estudios. La segunda parte ya es más dura y la que más me ha gustado en realidad, donde Greg deberá madurar a la fuerza y Rachel tendrá que asumir la decisión más difícil. 


El final es lo mejor, y deja una moraleja realmente preciosa, que no puedo decir porque sería un spoiler como una casa. Solo os adelantaré que es realmente bonito y que, a pesar de lo dura, extravagante, absurda, emotiva y entrañable que pueda resultar la película, vale la pena llegar hasta el final. Vale mucho la pena.

En definitiva, Yo, él y Raquel, es una película perfecta si quieres cambiar de registro y conocer a unos personajes excéntricos que caen de lleno en lo absurdo y la hilaridad, pero que conseguirán sacarte la sonrisa para, a continuación, ahogarte en las lágrimas. Un largometraje diferente que te dejará las emociones a flor de piel.

♚♚♚♚/5

···Muy recomendable···

¿Y vosotros la habéis visto?
¿Os atreveríais a echarle un vistazo?
¡Un abrazote para todos!

lunes, 3 de abril de 2017

{Reseña} Prohibido, de Tabitha Suzuma.

Tabitha Suzuma
384 páginas
Oz Editorial
Autoconclusivo
Drama/Romántico

♚♚♚♚♚

Sinopsis



«No podemos, si empezamos, ¿cómo vamos a pararlo?»

Lochan y Maya, de diecisiete y dieciséis años, siempre se han sentido más amigos que hermanos. Ante la incapacidad de una madre alcohólica y la ausencia de un padre que los abandonó, deben hacerse cargo de sus hermanos menores y esconder su situación a los servicios sociales. Esa responsabilidad les ha unido tanto que se han enamorado. Saben que su relación está mal y que no puede continuar, pero al mismo tiempo no pueden controlar sus emociones, y la atracción les domina. Su amor es un amor prohibido, y si alguien descubre su secreto, no habrá un final feliz para ellos.









_______________________________________________




¡Hola, cazadores! 

¿Cómo va esta mañana de lunes? La mía a pañuelo tendido, y no, no es que me haya pasado nada. No, qué va... Todo se reduce a que ha sido muy difícil para mí reseñar el libro que os presento hoy en el blog. Muy, muy difícil, porque la historia que esconde esta novela me ha llegado al alma y me ha machacado como hace tiempo que ningún libro hacía. He tenido que esperar para hacer la crítica unas cuantas semanas, porque no tenía ni idea de cómo afrontarlo o de cómo plasmar todo lo que este libro me ha hecho sentir con una simple reseña, y de hecho, tengo la sensación de que cualquier cosa que escriba se quedará corta; aun así, intentaré expresarme lo mejor posible porque esta historia no se merece otra cosa que buenas palabras. 

Debo reconocer que me costó animarme con esta novela. Había leído varias críticas muy buenas en otros blogs, pero que el argumento girara en torno a un tema tan morboso como es el incesto entre hermanos no me llegaba a convencer. Sin embargo, un día, en una de mis peregrinaciones a La Casa del Libro (en la que siempre miro pero casi nunca compro porque esto de ser estudiante y no tener ni para chapas es un asco), lo vi entre las estanterías y la portada me llamó como un canto de sirena. Y es que hay que reconocer que la portada es simple y atractiva al mismo tiempo: un sencillo alambre de espino en forma de corazón sobre fondo negro. Me sentí atraída de inmediato y no pude evitarlo: tiré la casa por la ventana y lo compré. ¿Y sabéis qué? Puede que hayan sido los dieciséis euros mejor invertidos de mi vida lectora. Así, como suena. Y es que me he visto hundida en una historia emocionante, dramática, que me ha hecho sufrir, que me ha hecho vibrar y que me ha roto el corazón en mil pedazos. 

Prohibido, de Tabitha Suzuma, cuenta la historia de Lochan y Maya, dos hermanos del extrarradio de Londres, de diecisiete y dieciséis años respectivamente, que cada día luchan por sacar a sus tres hermanos pequeños adelante. Su padre los ha abandonado y no volverá. Su madre, alcohólica y más preocupada por gustar a los hombres que por atender a su familia, se desentiende del cuidado de los pequeños para corretear tras su nuevo novio. A Lochan y Maya no les queda más opción que asumir el rol de padre y madre pese a su juventud, y hundirse entre facturas, reuniones de colegio y desayunos caóticos. Esa vida tan difícil les unirá más allá de la amistad, más allá de la sangre que comparten, hasta un extremo vedado para ellos: una historia de amor que podría terminar convertida en tragedia. 

Lo primero que me ha sorprendido de este libro es la pluma de la autora. Tabitha Suzuma, toda una desconocida para mí, ha demostrado poseer una prosa fluida y profunda, perfecta para expresar los convulsos sentimientos de los que Lochan y Maya son esclavos y mostrándonos, de la manera más cruda posible, las difíciles situaciones que se les plantean a causa de ese amor prohibido. Me ha sorprendido para bien, y estoy deseando que se publique un nuevo libro de la autora en España para poder seguir su trayectoria, que promete novelas vibrantes y únicas. 

En cuanto al argumento, me ha parecido brutal. Y creo que me quedo corta... Pocas historias de amor adolescente me han llegado tanto como la de Lochan y Maya, pero es que son personajes tan maduros para su corta edad, y sus sentimientos están tan bien plasmados, que resulta imposible no emocionarse con ellos. Sufres con el romance desde el primer momento en que uno de ellos se da cuenta de que "algo" pasa, que no todo es como siempre, que ya no es capaz de ver al otro con los mismos ojos. Y el personaje mismo se impresiona e intenta luchar contra ello desesperadamente, y es esa lucha interna, que se mantiene durante gran parte del libro, la que logra desgarrar al lector, porque por un lado entiendes lo que pasa y no puedes evitar ponerte en su lugar, y por otra parte... por otra parte, no dejan de ser hermanos. Sientes que está mal, a pesar de que ellos no sean una pareja de hermanos normales, y no puedes evitar tener la sensación de que es imposible que aquello acabe bien.

Y según se van acercando y buscando, provocando que el romance aflore en todo su esplendor, la tensión empieza a resultar insoportable. Ha sido el único libro que he leído en el que las escenas románticas me han mantenido completamente en tensión, y de tal manera, que al acabar un capítulo tenía que cerrar la novela y tomarme unos minutos antes de volver a abrirla, para respirar e intentar tranquilizarme. 

Es una historia realmente intensa, que consigue desbordar los sentimientos como pocos libros, y con una maestría digna de admiración. Hay escenas que son tan impactantes para los protagonistas como para el lector, lo que permite ponerte con mucha facilidad en la piel del personaje en cuestión y sintonizar con él de una forma sorprendente. 

Y hablando de los personajes... Lochan y Maya me han cautivado, tanto por lo complejos que son como por la dura historia que nos narran, ya que el libro alterna capítulos en primera persona desde la perspectiva de ambos. Lochan es un chico con una inteligencia fuera de lo común, que también destaca por su gran corazón y por un atractivo que él mismo no tiene en cuenta; y sin embargo, a pesar de sus cualidades, busca desesperadamente la soledad. No tiene amigos ni quiere tenerlos, lo único que le importa son sus hermanos, y por ello, huye de la ayuda que cualquiera intente proporcionarle. Esa faceta solitaria y tímida es la que ha conseguido que me sienta muy identificada con Lochan, pues  confieso que a veces soy tan retraída como él, y creo que por eso he podido sentirme tan en consonancia con ese aspecto tan particular de su vida. Maya, en cambio, es muy dulce: se desvive en el cuidado de sus hermanos, sobre todo en el de la pequeña Willa. Es de esas personas que lo dan todo por los demás sin importarle su propio bienestar, hasta el punto de olvidarse de sí misma, y a mí ese tipo de personajes tan únicos me ganan enseguida. Y salvo por una " pequeña" equivocación, un desliz, una mácula en su historial, admito que ella me ha enamorado casi tanto como Lochan. 

Como personajes secundarios tenemos a los hermanos pequeños de Lochan y Maya: Willa, de cinco años; Tiffin, de ocho; y Kit, de trece. Willa es la típica niña de cinco años: feliz en su micromundo, a ratos caprichosa y a ratos vivaracha, y que adora hasta la locura a sus hermanos mayores. Tiffin es un niño normal, que echa mucho de menos a una madre que cada vez se pasa menos por casa y que añora la vida que tenían cuando su padre aún estaba con ellos. Y Kit es... bueno, Kit es un chaval de esos que llevan la adolescencia de la peor manera posible, lo que trae a Lochan y Maya por el camino de la amargura. En cuanto a la madre, ya os adelanto que es un personaje muy despreciable y que le coges ojeriza desde la primera descripción que se da de ella. 

No hay muchos personajes secundarios más: os podría nombrar a Francie, la mejor amiga de Maya, y a la señorita Azley, la profesora de Lochan, pero no tienen demasiado peso en la trama. Aunque ya os digo que no hacen falta más personajes, porque Lochan y Maya son tan arrolladores que no echas de menos más secundarios dentro de esta historia. 

Respecto al final, ¡el maldito final!, ha sido... No sé, todavía no logro saber cómo sentirme. Solo sé que al terminar el libro se me escapaban las lágrimas de los ojos, y que eso me siguió pasando hasta un par de días después, tal impresión me causó el final. Me dejó el corazón completamente roto y tuve que esperar un tiempo antes de volver a coger otro libro porque todavía le seguía dando vueltas a este. Pero es que es tan desgarrador, tan increíble...

Ahora bien, antes de que se me olvide, quería dejar clara mi opinión respecto a ciertas críticas que he leído sobre este libro. Vale que este libro esté muy bien escrito, que resulte todo muy realista y que el romance haya convencido a muchos; sí, todo eso está muy bien. Pero a diferencia de algunas opiniones, no creo que este libro defienda de ninguna manera el incesto. Estamos hablando de un caso excepcional, de una relación entre hermanos muy, muy singular. Eso de que "si dos personas se quieren, el resto da igual", no me parece  lo más acertado para algo como el incesto, tanto por el problema moral que plantea como por las consecuencias biológicas que pueden darse. Y de hecho (aviso: posible spoiler), la propia Maya se encarga de desmontar el "todo vale" al plantearse si podría enamorarse de su otro hermano, Kit. Y la sola idea le repugna, porque es SU hermano. SU HERMANO. En cambio, a ella le es imposible ver a Lochan como su hermano: han pasado por tantas cosas juntos, que esa condición se les quedó pequeña hace tiempo. Por eso digo que no creo que Suzuma haya roto una lanza a favor del incesto con este libro. Sí creo que ha intentado hacernos ver que, a veces, las cosas no son lo que parecen y que, por lo general, tendemos a pensar lo peor, obcecándonos en ello hasta conseguir cometer nuestros peores errores. Pero que este libro defienda el incesto... lo dudo muchísimo, y me parece chocante que haya gente defendiendo un caso tan extremo como si fuera una generalidad. Y... ya está, solo quería dejar aquí este planteamiento porque esas opiniones realmente me chocaron mucho, xD.

Resumiendo... Prohibido es una de esas novelas que marcan, que son imposibles de olvidar, tanto por la increíble historia que nos narra como por la forma tan espectacular en que está escrita. Te romperá el corazón y te hundirá en una lucha interna, pero también tendrás la oportunidad de enamorarte de unos personajes apasionantes y emotivos. Para mí, ha pasado a formar parte de mis libros inolvidables, esos que me han llegado al alma, y desde aquí, os recomiendo esta novela fervientemente. 



♚♚♚♚♚/5

···Inolvidable···


¿Y vosotros habéis leído este libro?
Y si no, ¿os atreveríais con él?
¡Contadme en los comentarios!